Como organizar una reforma en tu propiedad. Guía rápida

 
¿Por dónde comienzo? ¿Qué tengo que tener en cuenta a la hora de pedir presupuestos? Aquí te dejamos una pequeña ayuda para que conozcas los pasos a seguir.

Partiendo desde  la base de que ya tienes las ideas claras sobre cómo quieres que sea el resultado final de la reforma, sigue los siguientes consejos:

1- Conseguir los planos de la vivienda: Asegúrate de que tu idea sea viable. Por ejemplo, no todas las paredes se pueden derribar, algunas son paredes maestras y son necesarias para que el inmueble se mantenga en pie. Estas paredes se encuentran mayormente en los edificios antiguos ya que los nuevos se sostienen con columnas. También es conveniente verificar en los planos originales por donde pasan las conducciones de agua, luz y gas.

2- Realizar un plano a escala: Para evitar futuros dimes y diretes, es fundamental que exista un plano a escala de cómo sería el proyecto acabado. Estos planos, que pueden ser en 2D o 3D, permiten dar una idea exacta del resultado final del proyecto además que puedes verificar la correcta distribución de los espacios.
Estos planos los puedes hacer en forma independiente o también los puedes solicitar a la empresa que realizará la reforma.

3- Solicitar permiso de obra: Existen dos tipos de permisos:

a. Obras menores: Incluyen las reformas en pavimentos, alicatados y reformas de baños y cocinas, entre otros.
b. Obras mayores: Es cuando se tienen que cambiar aperturas de puertas y ventanas que den a la calle, cambios de paredes maestras, etc.

Conviene ir al ayuntamiento de tu localidad para informarte sobre que permiso  corresponde solicitar y cuanto deberás pagar por él, ya que los ayuntamientos habitualmente cobran una tasa por este tipo de trámite.
Ten en cuenta que hay empresas de reformas que ya incluyen todo esto en su servicio.

4- Solicitar presupuestos: Por más que lleve algo más de tiempo, siempre es importante solicitar varios presupuestos. A tener en cuenta:

a. Comprobar aspectos legales de la empresa a contratar:

. Chequear los datos identificativos de la empresa (nombre fiscal, dirección, CIF, etc).
. También verificar que la empresa esté al corriente de pago en el seguro de responsabilidad civil (importante por si hay que pagar indemnizaciones en caso de algún accidente).   
. Asegurarnos de que la empresa justifica los correspondientes TC1 y TC2 de sus trabajadores. Deben entregarte el certificado de estar al corriente de pago en la Seguridad Social y Hacienda, sólo así, te verás eximido de responsabilidad si algún trabajador tiene, por ejemplo, un accidente durante la reforma.
. Recuerda que al contratar el trabajo, tú eres el promotor, por lo que tienes responsabilidades subsidiarias.

b. A verificar dentro del presupuesto:

. Que se detalle punto a punto las labores que se han de realizar.
. En caso que la empresa provea los materiales para realizar la reforma, que estén muy bien detallados (marcas, modelos y colores).
. Que aparezcan tanto los datos fiscales de la empresa como tus datos personales en el presupuesto (dirección, nombre y apellido).
. Que incluya toda la mano de obra.
. En lo posible que el presupuesto sea cerrado al 100% o sea, que mas adelante no puedan pasar sobrecostes.
. Que haya fecha de inicio y de finalización del proyecto. Con las correspondientes penalizaciones en caso de incumplimiento.
. Que incluya el transporte de los materiales a la propiedad y la retirada de escombros.
. Que el presupuesto venga con un plano que represente el resultado final de la obra.
. Que incluya las condiciones de pago.
. Es conveniente que todas las garantías y responsabilidades de la empresa estén incluidas en el presupuesto.

5- Listos para comenzar: Una vez terminados los pasos anteriores tenemos que tener en cuenta:

a. Solicitar factura después de haber realizado el primer pago en la aceptación del presupuesto. 
b. Que el permiso de obra ya esté vigente.
c. Informar a la comunidad de vecinos sobre la reforma, mencionando plazos y las dimensiones de la obra.
Si la reforma afecta a zonas comunes o terrazas, puede que sea necesaria una aprobación unánime por parte de los vecinos.
d. Una vez comenzada la obra, visitar frecuentemente el lugar para verificar que vayan según lo acordado.

6- Terminado el proyecto: ¡Esperamos que el resultado final sea el acordado! Pero debes saber que si no es así, puedes retener a la empresa de reformas un 10% del importe de la factura hasta que la obra quede perfectamente terminada.

Mas noticias sobre: Reformas

Recomendar:

 

Martyn
Julio 31, 2009
Valora esta nota
Más sobre: hogar - reformas
COMENTARIOS